Alineado con los valores de época

Si  bien los objetivos del Circulo de Creativos Argentinos siguen siendo los mismos desde su fundación, los nuevos tiempos obligaron a reflexionar sobre la pertinencia del nombre en la actualidad. Por eso en la ultima asamblea abierta, el Circulo decidió cambiar su nombre y paso a ser el  Círculo de Creatividad Argentina, que continuara como siempre, con su tarea de elevar el nivel de la creatividad argentina y  jerarquizar el oficio a nivel local e internacional.

A continuación, compartimos la comunicación del CCA que envió a sus socios en relación al cambio de nombre del Círculo.

“El Lunes de 12 de Abril tuvo lugar la Asamblea abierta del Círculo donde se debatió un tema que desde hace tiempo ya, veníamos charlando con socias, socios y distintas agrupaciones de la industria: el nombre de nuestro querido Círculo. 

El Círculo nació “con el expreso motivo de elevar el nivel de la creatividad publicitaria argentina”, escribía David Ratto en el primer estatuto, el 1 de octubre de 1980. Desde entonces, defender las ideas como motor y corazón de la actividad, formar a las nuevas generaciones, jerarquizar el oficio creativo a nivel local y en el mundo, juntarnos, encontrarnos, debatir y aportar constructivamente para ser cada vez mejores, son los objetivos que nos marcan el camino hace 40 años. 

El Círculo son las personas que lo conforman. Siempre fue así. 

Si esta institución naciera hoy, los objetivos serían los mismos, sin embargo, a la hora de definir el nombre, Círculo de Creativos Argentinos, no pasaría ni al shortlist por disonancia con los valores de época. Este aniversario nos dio la posibilidad de resetear. Habiendo recorrido el camino con acciones concretas y visibles que se sostuvieron en el tiempo, fue momento de dar el gran paso y en Asamblea abierta, fue debatida y aprobada la moción de que el Círculo de Creativos Argentinos pase a llamarse desde ahora, Círculo de Creatividad Argentina. 

Agradecemos a todas las voces que se acercaron y expusieron su punto de vista. Las puertas, los oídos y las cabezas siempre están abiertas.”